Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios.

Tenacillas de Pelo Hay 6 productos.

Mostrando 1 - 6 de 6 items
Mostrando 1 - 6 de 6 items
Tenacillas de Pelo

Si lo que se quiere es tener un rizo sólido y vigoroso, no hay nada mejor para ello que utilizar unas tenacillas de pelo. Es el accesorio perfecto para que se pueda lograr el efecto deseado tras haber procedido a un tratamiento completo con los champús y acondicionadores pertinentes.

Como consecuencia de esta necesidad, hemos puesto a disposición del peluquero profesional un abanico de posibilidades para que, entre ellas, escoja la que mejor se ajuste a sus necesidades.

¿Qué tenacillas de pelo elegir?

Cada peinado es totalmente distinto. Por ello, si lo que se pretende es conseguir un rizo duradero partiendo de un rizo natural, nada mejor que unas tenacillas de pelo básicas. Sus 40 W de potenciar van a ser más que suficientes. Además, su fabricación en titanio y el control digital de la temperatura nos va a asegurar un resultado extraordinario.

Sin embargo, puede darse el caso de que se necesite un rizo algo más complejo. En ese caso, se puede optar por unas tenacillas un poco más sofisticadas. Con algo más de potencia, y con la opción de poder regular la temperatura de un modo muy exacto este accesorio de alta gama, y algo más caro, ofrece unos resultados perfectos sin que por ello el pelo sufra en absoluto.

Por otro lado, decir que en todos los casos nos vamos a encontrar con unas tenacillas que tienen un diseño compacto para facilitar el manejo al peluquero. Además, los materiales con los que se ha fabricado este accesorio harán que el pelo no sufra en absoluto protegiéndolo desde el inicio hasta el final del tratamiento.

Añadir que con el objetivo de dar tranquilidad al peluquero, las tenacillas con las que trabajamos tienen un año de garantía. De ese modo nos aseguramos que el funcionamiento y el rendimiento de las mismas están fuera de toda duda ofreciendo siempre un acabado profesional.